Quienes somos hombres feministas y trabajamos en género, constantemente vivimos una serie de situaciones, entre otras muchas que podría mencionar, que llegan a ser cansinas y repetitivas. Estaremos inmersos en una doble lucha. La revolución interna que sentiremos y la lucha externa justificándonos constantemente del por qué vemos importante la Igualdad entre hombres y mujeres.

.

A continuación os pongo un decálogo de las situaciones más relevantes que vivimos aquellos que somos hombres feministas.

  1. Siempre tenemos que andar justificándonos de por qué luchamos en materia de Igualdad siendo hombres. ¡¡ Si esa lucha es de mujeres!! ( A criterio de ellos ).
  2. ¿Trabajas en qué? ¿En Género? ¿ y eso que es?
  3. Caras de sorpresa cuando decimos que somos feministas (e incluso de asco en un ambiente de “machotes”)
  4. Pensamiento de que estamos en contra de “los nuestros, los hombres” por defender a las mujeres.
  5. ¿Feminista? Pues yo ni Machista ni Feminista, yo Igualdad!! (Y ahora por enésima vez tenemos que explicar lo que es el Feminismo y el Hembrismo).
  6. Parecemos bichos raros cuando vemos alarmante el vestir a niñas de rosa y niños de azul.
  7. Estamos desmitificando constantemente la idea de que no todo hombre igualitario tiene porque ser gay y en el supuesto de serlo, tampoco es nada malo. ¡¡Hay que percibir la riqueza de la diversidad!!
  8. En espacios de mujeres feministas tenemos que demostrar que somos hombres igualitarios para no parecer posmachistas infiltrados o feministas de segunda categoría.
  9. Analizamos el día a día con lupa desde que nos levantamos y sacamos punta a todo lo que veamos injusto.
  10. Canalizamos la revolución interna masculina de forma positiva.

   .

      Estas son, bajo mi experiencia personal, las situaciones más cotidianas con las que me encuentro en mí día a día en la lucha por la Igualdad. Luego ya si nos adentramos en violencia de género hay muchos más; como por ejemplo desmitificar las denuncias falsas, que si no debería de ser de género porque también hay mujeres maltratadoras,.. etc etc.

Si tengo una cosa bien clara. Nadie dijo que fuera fácil, pero el ser íntegro es una cualidad que nos hace diferentes. Nada ni nadie debe desmotivarnos para apartarnos de esta lucha diaria pese a las críticas y pese a la adversidad que nos encontremos en el camino.

5 comentarios
  1. Pablo
    Pablo Dice:

    De acuerdo con todo. Y resalto los puntos 1, 3, 5 y 6. Y también el plantear en cualquier reunión de amigos o familiar cosas con respecto a una situación machista y recibir una callada por respuesta o el típico “siempre ha sido así”… Impotencia.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*